Iniciado el plazo de solicitud de las Ayudas a la inversión o planes de mejora en agricultura y ganadería en la Comunidad Valenciana he comprobado que  la selección de los proyectos y su intensidad se va a realizar casi por sorteo y me explico.

Segúnel  mandato de los reglamentos europeos las ayudas se conceden  en régimen de concurrencia competitiva, es este caso para los 15 millones de euros deberíamos elegir a los aprox. 600 mejores proyectos.

Esta elección se realiza mediante diferentes criterios objetivos de conformidad con los objetivos específicos de la medida y los objetivos generales. En definitiva es razonable  que se prioricen proyectos que ayuden a mitigar el medio ambiente, apoyen el papel de la mujer en el mundo rural, los jóvenes y apoyen a los territorios con dificultades estratégicas. También parece razonable que se prioricen proyectos presentados por titulares que no obtuvieron ayudas en las convocatorias y a los titulares calificados como explotación prioritaria según la ley de modernización del siglo pasado pero:

La administración sabe que existen expedientes de calificación de explotación prioritaria pendientes de gestión, algunos de ellos iniciados hace 3 años. Aún así la administración decide que sólo tendrán derecho a la ayuda los interesados que han tendido SUERTE y han recibido la calificación de Explotación Prioritaria antes de solicitar la ayuda. Pero siguiendo con lo aleatorio del proceso si un titular tiene una Explotación Prioritaria en vigor pero todavía no ha conseguido incorporado a la base territorial todas sus parcela también quedará fuera de esta medida.

En otros tiempos gestionados por otros técnicos se igualaban los derechos de una explotación calificada como explotación prioritaria con otra que la hubiera solicitado con anterioridad a la publicación de la orden de bases. De esta forma la administración, que reconocía que no era infalible, evitaba dañar al usuario con sus retrasos de tramitación, además se cumplia con el espíritu del proceso pues con la incorporación de  la cláusula del plazo de solicitud previa se evitaba el acceso a los "cazaprimas".

Pero ahora en estos tiempos la administración se comporta como si viviera en Roma (en el Vaticano) y por tanto protegido por la infalibilidad consideran que es lo mismo solicitar a los gestores que sean diligentes con que esos gestores lo sean.

Así querido agricultor o ganadero va a depender de la suerte, de la Ocapa que te ha correspondido, de la profesionalidad del instructor que te haya tocado y de la provincia donde residas para que te concedan o no las ayudas que de forma objetiva mereces.

Pero también va a depender de la suerte que puedas optar a una intensidad de la ayuda 10 puntos porcentuales mayores, si ta tienes tu solicitud de ayuda agroambiental o ayuda ecológica resuelta y te han enviado el contrato agroambiental. Si continúa en tramitación olvídate de esos 10 puntos extras que objetivamente mereces.  Si si, esa solicitud iniciada en 2015 que a la fecha actual no sabes como está. O aquella subvención de ayuda ecológica que te han denegado recientemente por falta de fondos aunque por tu parte has cumplido con todo lo establecido como estar bajo el control del CAE los años 2015 y 2016.

Lo que más sorprendente es lo sencillo que sería revertir esta situación a la normalidad sin amplificar más los perjuicios causados por la dilación en el tiempo de la tramitación de las ayudas agroambientales, la calificación de explotación prioritaria  y la falta de fondos para agricultura ecológica.

Pero no soñemos pues tenemos la administración que nos merecemos y así unos dirán que ellos lo han hecho bien, que no tienen culpa del retraso de otro servicio, dirección territorial u ocapa y que presionemos al instructor para que agilice  pues igual en dos meses tenemos suerte y nos resuelven. Así que en esta comunidad autónoma no se elegirán los 600 expedientes que más se adecúan a los criterios de priorización de la Política Agraria sino los que han tenido suerte.

 

A nadie se le escapa la necesidad de abordar en profundidad la reforma de las estructuras agrarias en la Comunidad Valenciana, quizás este anteproyecto no tenga el calado de una reforma agraria pero algo es algo.

En la Comunidad Valenciana de hecho no existía adecuación a las condiciones particulares de lo establecido en la "Ley de Modernización de Estructuras Agrarias de 1995", y es que siguiendo la fina ironía del Jefe de Servicio de Ayudas Estructurales "ya tocaba actualizar una ley del Siglo pasado".

A los efectos de lo establecido en la Ley de Modernización de Estructuras Agrarias se definen una serie de casos de exención de los Impuestos que gravan el arrendamiento, la compraventa, donaciones y sucesiones, siempre que el destinatario de la tierra sea un agricultor o ganadero profesional.

No es poco pero tampoco es mucho (pensarán algunos) pues en definitiva los agricultores profesionales se podían acoger a los beneficios fiscales en las transmisiones de tierras, más ahora se convierte en la exención total  del impuesto; además de aclarar la exención en los arrendamientos que aquí siempre había causado diferencias interpretativas.

Pero entrando ya en materia, este proyecto de ley propone herramientas para frenar el abandono de tierras, mejorar la planificación técnica, dinamizar el mercado de la tierra y el fomento de la inversión. Y se PUEDE CONSEGUIR, pues a diferencia del de otras Leyes esta viene complementada por un  Procedimiento sancionador. 

También se resucitan herramientas de gestión que antes se llamadas Cultivo y Explotación en Común y ahora bautizadas como Iniciativas de Gestión en Común, quizás con la experiencia acumulada de etapas anteriores sí se pueda auxiliar verdaderas Iniciativas de Gestión dejando a un apartados a los cazaprimas y a los proyectos con escasa viabilidad en el tiempo.

Este texto también definir y propone un modelo de Red de Tierras (Xarxa de Terres) como instrumento que centraliza los datos de oferta y demanda de las parcelas agrarias, no se excluye la "Custodia del Territorio" pero tampoco se detienen en su regulación como ya se ha producido en otras comunidades autónomas.

En definitiva cuando este texto vea finalmente la luz estaremos ante un hito en la Política Agraria no tanto por su calado, verdaderamente superficial, sino por la ausencia histórica de cualquier otro intento serio de modificar las estructuras agrarias. Considero que los agentes que trabajan el territorio como ADLs  y Técnicos de entes locales, así como los bancos de tierra existentes deberían inicial con urgencia un periodo de formación seria y profunda pues de lo contrario estaremos a merced del titular fácil o del resumen de tres líneas firmadas por las  organizaciones agrarias.

Pues han sido estas reacciones las que me han motivado a escribir estas líneas. No podía ser de otra forma al escucha a unos decir que "puede ser una fuente de financiación" y a otros cosa tan ridícula como que "es una propuesta para promover el latifundio". Y es que si fuera tan sencilla la concreción no estaríamos ante un texto de 107 folios.